Programa destaca en promocionar reuniones entre emprendedores sanmarquinos y potenciales socios corporativos.

Un capital semilla de cinco mil dólares y una capacitación internacional especializada financiada por la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (Koica) obtuvieron las dos mejores iniciativas del primer Programa de Comercialización Tecnológica del Laboratorio al Mercado “Lab2Market”, organizado por 1551 Incubadora de Empresas Innovadoras y la Dirección General de Investigación y Transferencia Tecnológica de la UNMSM.

Primeros puestos: Water Power y Toxiven (Antivenser)

Se trata de los proyectos de los equipos Water Power y Toxiven (Antivenser), que ocuparon los dos primeros puestos, liderados por el doctor Armando Yarlequé Chocas y el profesor Carlos Linares, respectivamente.

Water Power busca generar, mediante el agua de mar, una energía (combustible) económica, ecológica y eficiente. En tanto que Toxiven (Antivenser) está desarrollando una vacuna contra las mordeduras de serpientes venenosas utilizando la clara de huevo de gallinas.

“Este programa ha permitido a los grupos de investigación de la universidad presentar sus prototipos, con la asistencia de la incubadora 1551, a expertos internacionales a fin de que se conviertan en un producto transferible al mercado”, informó el vicerrector de Investigación y Posgrado, doctor Felipe San Martín Howard.

Durante la ceremonia virtual de clausura, efectuada el jueves 29 de octubre, la alta autoridad sanmarquina manifestó su interés de proseguir con el citado programa en los próximos años y destacó, entre otros aspectos del mismo, la promoción de reuniones con potenciales socios corporativos en beneficio de sus participantes.

A su turno, el director ejecutivo de la 1551, doctor Jorge Inche Mitma, estimó que está primera edición será el punto de partida para futuros eventos en el marco de la transferencia tecnológica, que impulsa la Decana de América.

“Estamos en un proceso de transferencia de tecnología. Los productos de innovación de alguna manera tienen que salir al mercado en sus diversas fases ya sea como concepto, prototipo o producto mínimo viable. La idea es que los profesores vean el mercado como un punto de meta para sus trabajos de investigación”, puntualizó.

“La alianza entre esta dirección y la incubadora 1551 debe profundizarse para poder identificar los productos de investigación que puedan ser patentables y transferibles a la sociedad, que es uno de los fines fundamentales de la universidad”, estimó por su parte, el doctor Pablo Ramírez Roca, director general de Investigación y Transferencia Tecnológica de la UNMSM.

Además de reconocer a los dos primeros puestos, en el acto de clausura, se otorgó 40 certificados digitales a los integrantes de los siete equipos finalistas por su participación y aprobación del referido programa de comercialización tecnológica, el cual tuvo una duración de 50 horas durante cuatro semanas.