El doctor Raúl Rosadio Alcántara dirige el grupo de investigación multidisciplinario.

Un equipo multidisciplinario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y expertos internacionales vienen investigando en torno al desarrollo de nanoanticuerpos en alpacas con el propósito de contribuir al diagnóstico y tratamiento del COVID-19.

Se trata del proyecto de investigación “Secuenciamiento genómico de SARS-CoV-2 en el Perú y desarrollo de nanoanticuerpos específicos contra la proteína spike con fines de diagnóstico y/o tratamiento”, dirigido por el decano de la Facultad de Medicina Veterinaria (FMV) Raúl Rosadio Alcántara.

El grupo de trabajo está conformado, además del investigador mencionado, por un biólogo molecular de la referida facultad, dos investigadores de la Facultad de Medicina Humana y uno de la Facultad de Farmacia y Bioquímica, con la colaboración de expertos internacionales de Gran Bretaña, Brasil y España.

Teniendo en cuenta la presencia de brotes de la infección en todo el país, el trabajo de investigación buscará obtener una información detallada de cuándo, dónde y cuánto ha variado o mutado el virus desde que ingresó al país, con miras a contribuir con el diagnóstico y tratamiento del virus; así como también, apoyar investigaciones para tesis de pregrado y posgrado.

La Facultad de Medicina Veterinaria posee un equipo de secuenciamiento genético de alta tecnología. 

 

El desarrollo del proyecto está planteado en tres fases, tomando como punto de partida 300 muestras moleculares diagnosticadas positivas por PCR en el Instituto Nacional de Salud (INS).

De esa manera, mediante el secuenciador genómico de última generación que posee la FMV, se realizará inicialmente el análisis genómico de microorganismos en las muestras peruanas para secuenciar entre el 95% y 98% de los aproximadamente 30 000 pares de bases que posee el nuevo coronavirus.

La información de “variantes” o mutaciones del virus en nuestro país se podrá obtener luego, a través del análisis en computadora denominado modelamiento computacional, explicó el investigador sanmarquino, tras precisar que la capacidad de mutación y acumulación de cambios en el genoma del COVID-19, tendría que ver con el ingreso del virus a la célula humana mediante la interacción de su proteína S (spike).

Al respecto, informó que en el mundo se han presentado hasta tres casos de reinfecciones, las cuales vienen siendo observadas para determinar si son consecuencia de la variación de la cepa o porque no han tenido una buena inmunidad a un primer contacto en el hombre.

“Para los veterinarios será una información valiosa porque muchos de nosotros luchamos contra un virus que también pertenece a este grupo de coronavirus y produce similares brotes en poblaciones de aves”, manifestó el doctor Rosadio.

Una vez obtenidas las variantes se procederá a inyectar en alpacas para producir los denominados nanoanticuerpos específicos en alpacas, que resultarán de gran utilidad para buscar no solo un diagnóstico, sino, también, para ver la posibilidad de tratamiento.

“Eso es interesante, porque tenemos información, a través de publicaciones científicas, de que en Suiza se ha preparado un tratamiento con base a nanoanticuerpos para prevenir un virus que produce similares efectos neumónicos”, informó el docente investigador.