Biólogos Letty Salinas y César Arana del Museo de Historia Natural, participaron de la investigación. Foto: C. Arana

En un reciente estudio publicado en la reconocida Revista Peruana de Biología, se determinó la preferencia de hábitats de las aves residentes y migratorias en función a la estacionalidad en los Pantanos de Villa, con la finalidad de contribuir a la conservación de las aves de este importante humedal.

En la investigación participaron los biólogos Letty Salinas, jefa del Departamento de Ornitología, y César Arana, investigador del Departamento de Ecología del Museo de Historia Natural de la UNMSM; ambos docentes sanmarquinos.

Los Pantanos de Villa son humedales que se encuentran dentro del ámbito urbano de Lima y constituyen un espacio para la reproducción de aves silvestres, así como apostadero y lugar de paso en su ruta de migración a lo largo de la costa pacífica de América del Sur.

En la investigación se analizó la preferencia de hábitat de las aves residentes y migratorias en función a la estacionalidad de 211 especies, de las cuales 97 son residentes, 82 migratorias y 32 visitantes ocasionales.

De acuerdo con el uso de los hábitats, se concluyó que el 80.1% de especies habitan en cualquiera de los hábitats de los pantanos; 40.8% en el litoral marino; 37.9% en parques y jardines; 33.2% en pantanos y la playa marina; 34.1% en pantanos y los parques y jardines, y 1.0% en la playa arenosa marina y los parques y jardines.

Se analizó preferencia de aves residentes y migratorias en función a la estacionalidad de 211 especies. Foto: C. Arana

 

La investigación demuestra que, a pesar de la reducida área ocupada por la zona arbustiva, presenta la segunda mayor riqueza de especies de aves, lo cual explica su alta importancia como área de refugio, descanso y nidificación en los pantanos.

Además, el análisis de las especies amenazadas mostró al litoral marino como el ambiente de mayor importancia por ser el área de registro de Sternula lorata (en peligro) y de las ocasionales Spheniscus humboldti (Vulnerable), Pelecanoides garnotii (en peligro) y Phoebastria irrorata (en peligro crítico); seguido del espejo de agua.

En los Pantanos de Villa destacan dos especies endémicas Sicalis raimondii y Geositta peruviana, siendo el ambiente arbustivo y el litoral marino de gran importancia para estas especies. En consecuencia, el litoral marino, espejos de agua y zona arbustiva, son hábitats priorizados por contener el mayor número de especies de aves, además de presentar importancia para las especies migratorias.

En vista de los resultados, los autores señalan la necesidad de gestionar el Refugio de Vida Silvestre “Pantanos de Villa”, de manera tal que se debe priorizar el mantenimiento de la heterogeneidad de hábitats presentes dentro y alrededor del área protegida; ya que aún en el caso de hábitats que tienen alta similitud con otros, existen especies exclusivas de los mismos. Finalmente, la comparación entre las preferencias de hábitat de las aves y las plantas muestra que es necesario tener en cuenta más de un grupo de especies en la toma de decisiones para el manejo y conservación de la biodiversidad de los humedales costeros.

La investigación fue realizada junto con Víctor Pulido de la Universidad Privada San Juan Bautista y contó, además, con la participación de Joyce del Pino de la Universidad Científica del Sur.